¿Cómo usar la mascarilla para pelo rizado? Te contamos 3 maneras de hacerlo y sus ventajas

Prelavado, en seco

Seguramente piensas que sobre el pelo sucio, la mascarilla no penetra bien y no cumple su función. ¡Tranquilx! Esto no es así, sí que penetra, especialmente si has abandonado los productos con siliconas. 

Al usar productos solubles en agua, tu hebra no está impermeabilizada y puedes utilizar la mascarilla sobre el pelo sucio y seco con mucho éxito.

¿Qué ventajas tiene? Usar la mascarilla en seco es especialmente útil si tienes la porosidad muy alta. Utilizarla sobre pelo muy mojado puede hacer que tu pelo absorba mucha de esa agua durante la hidratación, causando sobrehidratación y una hebra que, hinchada de agua, no puede absorber bien los beneficios de la mascarilla. 

Otra buena razón para usar mascarillas prelavado es si tienes alguna que sientes que te pesa demasiado, o que te causa acumulación. Utilizarla antes de lavar es una buena forma de gastarla y sacarle beneficio sin efectos negativos.

La única desventaja, quizás, es que con el pelo seco se suele gastar más cantidad de producto, porque no desliza tan bien por el pelo y es algo más complicada de distribuir. 


Prelavado, en húmedo

La variante prelavado en húmedo pierde esa desventaja que comentábamos, hacemos que la mascarilla se distribuya mejor por el pelo. De igual forma, te animamos a probar a usar de esta manera mascarillas que no te van del todo bien. 

¡No es necesario que entres a la ducha sólo para mojar tu cabello! Puedes hacerlo en el lavabo y luego ya entrar a la ducha a hacer todo el proceso cuando toque enjuagar tu mascarilla. 

Si vas a añadir aceites extra a tu mascarilla, miel o cualquier otro componente ajeno a la fórmula de fábrica, también es recomendable esta forma, o bien en seco, pero siempre prelavado; de este modo, posteriormente con el lavado arrastrarás todo residuo de lo que hayas añadido. Recuerda que los aceites no son solubles en agua, por lo que no bastaría con enjuagar para retirar todos los restos.



Después de cualquiera de las dos variantes prelavado, recomendamos lavar tu cabello con cowash o con un champú lo más suave posible, para no arrastrar con un lavado muy astringente parte de la hidratación conseguida.



En mojado tras el lavado 

Es, quizás, la forma más común de usar la mascarilla hidratante. ¡Por eso solíamos creer que era la única opción válida!

Muy beneficioso para todo tipo de cabellos, especialmente para porosidades bajas y muy bajas, ya que el agua caliente durante el lavado del cabello ayuda a abrir la cutícula y la mascarilla penetrará mejor. 

También si te toca clarificar, lo ideal es optar por esta alternativa, ya que el lavado clarificante tiende a resecar; compensamos con la hidratación de la mascarilla poniéndola después. Lo mismo, si has hecho un intensivo de proteínas, la mascarilla siempre después.



Como ves, hay distintas formas de hacer hidratación profunda con mascarilla, y cada una tiene sus ventajas o es más apropiada según el momento o tipo de cabello. ¡Es cuestión de ir probando y ver cuál te funciona mejor dependiendo del momento, del producto, o de tu tipo de pelo. ¿Cuáles de estas formas de hidratar es tu favorita?

Producto añadido a la lista de deseos

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Puedes consultar nuestra política de cookies.