Porosidad del cabello, ¿qué es y para qué sirve? ¿Debo tenerla en cuenta?

¿Qué es la porosidad del cabello?

La porosidad no es más que la capacidad que el cabello tiene de absorber y expulsar agua. Cada cabello está compuesto por la cutícula, que son como escamitas. Si esas escamitas están muy cerradas y unas pegadas a otras, la porosidad es baja. Por el contrario, cuando están muy levantadas y/o separadas, la porosidad es alta. El término medio es lo que llamamos porosidad media o normal.

¿Qué supone tener una porosidad u otra? ¿Cómo sé qué porosidad tengo?

Saber la porosidad no es algo fundamental ni tampoco determina por sí sola los productos a utilizar, pero si de verdad quieres más o menos saber qué porosidad tienes, la forma más fiable de descubrirlo es la observación. ¿Cómo se comporta tu cabello?

¿Se empapa de agua enseguida en la ducha y también tarda muy poco en secar? Eso significa que el agua entra y sale de la hebra con gran facilidad -> porosidad alta. Sentir que tu cabello absorbe los productos sin aclarado que le echas, también es síntoma de porosidad alta, así como sentir que la hidratación se pierde deprisa.

¿A tu pelo le cuesta mojarse y tarda mucho en secar? ¿Sientes que todo se queda "encima" de tu hebra y no penetra o te da peso? Son síntomas de porosidad baja.

Un término medio entre estos dos casos, sería lo que llamamos porosidad media o normal.

¡Ojo con el truco del secado!

Ten en cuenta que en el tiempo de secado influyen muchos otros factores así que por sí solo tampoco es determinante de la porosidad. Puedes tener, por ejemplo, porosidad alta y aun así tardar mucho en secar porque: hay humedad ambiental o frío, tienes mucha cantidad de pelo, pones mucho producto de fijación o escurres poco el pelo al terminar de lavar... hay muchos factores que influyen. Tómalo simplemente como un factor orientativo y en combinación con los demás. 

¿Es malo tener porosidad alta o baja? ¿Cuál es mejor?

No hay ninguna porosidad mejor que otra, ni peor. La porosidad es una característica más de nuestro cabello, como pueden ser el grosor, el patrón o el color. Cada persona tiene la que tiene. 

La clave no está en buscar que nuestra porosidad cambie, sino en aprender a manejarla, es decir, aprender a dar a nuestro cabello lo que necesita, mantenerlo sano e hidratado, sea cual sea la porosidad. 

Cómo optimizar los cuidados de tu cabello según tu porosidad

Como decíamos, tener una porosidad u otra no supone una desventaja o problema. Simplemente cada porosidad es como es y es importante aprender qué técnicas o cuidados nos ayudarán en función de la que tengamos.

Cómo manejar la hidratación de un pelo con porosidad alta

El principal problema de la porosidad alta es que, tan fácil como se hidrata, pierde la hidratación también. Es decir, la humectación entra y sale muy rápido, y cuesta mucho que la hidratación se mantenga en el tiempo. 

Para conseguir que, al menos, el pelo se mantenga hidratado hasta el siguiente lavado, a la porosidad alta le suele venir bien sellar la hidratación con algún aceite al finalizar la rutina, ya en seco

Aceites y mantecas

Por otro lado, tened en cuenta que hidratación no es sólo resposabilidad de la mascarilla y el acondicionador. Intentar compensar la falta de hidratación aumentando la frecuencia del uso de mascarilla, puede resultar en demasiada acumulación. Esto aumentará también la frecuencia de las clarificaciones, resecando el pelo y haciendo que todo el proceso de hidratación pierda sentido. 

¿Cómo lo hacemos entonces? Mascarilla, sí. Y acondicionador. Pero no olvidemos que una gran aportación de hidratación es el leave in, o acondicionador sin aclarado. Es lo que más ayuda a mantener la hidratación entre lavados, por lo que es de muchísima ayuda para una porosidad alta. Fundamental. 

Leave in

Por otro lado, refrescar si es necesario también es muy importante. Sólo humedecer el pelo ya  ayuda a reponer hidratación. Si no te funciona, utilizar un producto específico para refrescar es una estupenda idea:

Cómo manejar la hidratación de un pelo con porosidad baja

Por el contrario, el reto de la porosidad baja es conseguir que la hidratación penetre en la hebra. Una vez está dentro, se mantiene bien porque no se escapa.

Aplicar calor al usar tu mascarilla de hidratación profunda ayuda mucho a abrir la cutícula, y esto hará que la hidratación penetre mejor en un cabello de porosidad alta. Es muy útil usar un gorro de aluminio, que ayuda a crear efecto invernadero para que la mascarilla actúe mejor. También, otro truco es aplicar calor ligero con el secador. 

Cómo manejar la hidratación de un pelo con porosidad media

El cabello de porosidad media es el más equilibrado en este sentido. Se hidrata con bastante facilidad, y también retiene la hidratación relativamente bien, por lo que en principio no necesita acciones especiales para hidratarse. 

En cualquier caso, estos trucos también pueden beneficiar a tu cabello si tienes porosidad media. ¡Prueba y observa!

También es totalmente normal tener varias porosidades en una misma cabeza, porosidad mixta. En este caso, tendrías en cuenta la mayoritaria, pero como decíamos, igualmente no es algo muy importante ni que determine qué productos usar por sí sola. Es sólo una característica más. También la porosidad puede cambiar con el paso del tiempo y el cuidado del cabello. El cabello dañado o decolorado suele tener porosidad más alta, mientras que un cabello bien hidratado y sano puede ver su porosidad reducirse. También la henna puede reducir la porosidad (de manera moderada).

Por estos motivos, tómate la porosidad como una característica más de tu cabello, pero no es realmente determinante ni es imprescindible conocer con certeza tu porosidad para cuidar tu cabello de forma acertada. 

También te recomendamos no tomar al pie de la letra generalizaciones muy tajantes como que “a la porosidad baja no le gustan las proteínas o los aceites”, por la misma razón. Esto no es una experiencia extrapolable a todos los cabellos de porosidad baja, seguramente ni a la mayoría de ellos. A tu cabello le pueden ir bien o mal los aceites, o necesitar más o menos proteína, independientemente de su porosidad, ya que como decíamos, no es determinante por sí sola y entran en juego muchos otros factores.

Las pruebas, práctica y observación te harán conocer los "gustos" de tu cabello.

Producto añadido a la lista de deseos

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Puedes consultar nuestra política de cookies.